Objetivos del programa de Maestría en Ciencias en Arquitectura y Urbanismo

Objetivo general

Formar investigadores nacionales con calidad y estatus de excelencia en las áreas de Arquitectura y Urbanismo, habilitados para analizar críticamente la realidad contemporánea, aportar conocimientos teórico-prácticos para su mejor comprensión y hacer propuestas que contribuyan a dar solución a los problemas del hábitat edificado en México y América Latina.

Objetivos específicos

1.- Responder a la demanda nacional de investigadores en materia de Arquitectura y Urbanismo, con un enfoque social que atiende y privilegia la habitabilidad, la sustentabilidad y la preservación del patrimonio cultural, espacial y natural de la nación.

2.- Contribuir a la generación de conocimientos científicos y tecnológicos relacionados con el hábitat edificado de México, por medio de la docencia y la investigación rigurosa y sistemática de líneas prioritarias que recojan la demanda ciudadana de espacios urbanos y arquitectónicos.

3.-Formar científicos y tecnólogos con liderazgo, creatividad para innovar y alta productividad, capaces de participar en las principales instituciones académicas, en dependencias del sector público, organizaciones sociales, empresas privadas y organismos nacionales e internacionales.

4.- Fortalecer la investigación urbana y arquitectónica, por medio de un proceso de enseñanza-aprendizaje flexible, con calidad y oportunidad, que se articule con la práctica investigativa, que favorezca la integración social la interacción positiva con el entorno y se apoye en la cooperación.

Justificación

La trayectoria del Programa de Maestría en la ESIA-Tecamachalco ha demostrado la importancia que tiene la investigación científica y tecnológica en las áreas de Arquitectura y Urbanismo, ya que no sólo valora y retroalimenta estos campos del conocimiento, desarrollándolos en beneficio de la carrera de Ingeniero-Arquitecto, logrando una visión más amplia y consistente de la realidad, sino que contribuye a generar espacios y aplicaciones cada vez más positivas para la sociedad.

El avance de la ciencia y la tecnología y la complejidad de la sociedad contemporánea requieren cada vez más de profesionales con un alto grado de especialización y con estándares de calidad, hecho que también se aplica a los investigadores y académicos dedicados a la docencia; por lo que actualmente, los estudios de licenciatura son insuficientes para tener una participación eficiente en el campo profesional, en la investigación y en la enseñanza de las diferentes disciplinas. De igual forma, cada vez gana más terreno la figura de científicos profesionales, es decir, profesionales dedicados a las distintas fases de la ciencia, ya sea en su enseñanza y divulgación, así como al avance del conocimiento científico y sus múltiples aplicaciones prácticas en las distintas disciplinas.

Por tanto, es conveniente y útil fomentar la existencia del posgrado de calidad en ciencias. En particular, una Maestría en Ciencias en Arquitectura y Urbanismo en el IPN es de gran importancia para nuestro país, ya que la mayoría de las maestrías en estas áreas del conocimiento son de carácter profesional y siguen un formato tradicional con un plan de estudio rígido y convencional, en el que se refuerzan y amplían los conocimientos adquiridos en la licenciatura.

La Maestría en Ciencias en Arquitectura y Urbanismo recupera la esencia de las maestrías convencionales, pero va más allá debido a su carácter científico, articulado a líneas de investigación particulares, a lo que se suma la flexibilidad, amplitud y profundidad de su plan de estudios, así como la introducción de una orientación transdiscipinaria. De esta forma, es posible continuar formando maestros en ciencias con un perfil ortodoxo en Arquitectura y Urbanismo; pero además es posible formar maestros en ciencias con otra variedad de perfiles, como son: Arquitectura Social, Arquitectura Bioclimática, Arquitectura Vernácula, Restauración de Monumentos, Valuación Inmobiliaria, Diseño urbano y arquitectónico, Ordenamiento Territorial, Regeneración Urbana, Prevención de Riesgos y Cultura Urbana, por citar algunos relevantes. Esto hace de nuestra maestría una opción novedosa en el panorama educativo nacional. Además, los maestros en ciencias estarán preparados para continuar con un doctorado en éstas o en otras disciplinas, como lo muestran varias experiencias exitosas.

Esta perspectiva cobra mayor importancia si consideramos que el universo urbano y arquitectónico es patrimonio de cada nación, formado por asentamientos humanos, edificaciones, espacios, recursos y ambientes naturales, con diversas características que se localizan en el territorio nacional y constituyen lugares de residencia que aportan los espacios necesarios para la vida doméstica y la realización de las actividades sociales, políticas, económicas, administrativas, culturales y recreativas. Se trata un legado de las generaciones precedentes, que nos compromete a preservar la riqueza que ya existe y aumentarla, con todos los recursos disponibles, para las generaciones futuras. Además, actualmente nuestro país participa en la dinámica mundial que impone la globalización económica y los cambios culturales generados por las nuevas tecnologías de la información y la comunicación que impactan las áreas fundamentales del hábitat humano. Este hecho representa un gran desafío para la Arquitectura y el Urbanismo, pero principalmente para las instituciones responsables de formar profesionistas, especialistas e investigadores.